¿Qué ocurre con el alcohol en el cuerpo?

¿Qué ocurre con el alcohol en el cuerpo?

Los efectos del consumo de alcohol y la intoxicación en la mente y el cuerpo están ampliamente descritos. También lo están los síntomas del abuso, la dependencia y el síndrome de abstinencia del alcohol.

Pero, ¿se ha preguntado alguna vez qué ocurre con el alcohol en su cuerpo? Es lo que llamamos el metabolismo, es decir, la descomposición, absorción y eliminación del alcohol. Quizá haya notado que algunas personas reaccionan de forma diferente al alcohol. Una de las razones es que hay diferencias individuales en la forma en que el alcohol se procesa en el cuerpo. Esta es la razón principal por la que algunas personas son más tolerantes al alcohol que otras. En este artículo intentaremos explicar, en pocas palabras, las vías metabólicas más importantes del alcohol y los efectos secundarios de los subproductos del metabolismo del alcohol.

Descomposición del alcohol: ¿qué pasa después de beber alcohol?

Hay que recordar que la forma en que cada persona metaboliza el alcohol depende tanto de factores genéticos como de factores ambientales1.
Por ejemplo: las enzimas (pequeñas proteínas) que intervienen en la descomposición del alcohol varían de una persona a otra; esto se debe a variaciones genéticas entre los individuos. El estado nutricional general, es decir, lo saludable o no que una persona suele comer y beber, también puede influir en el metabolismo del alcohol dentro del organismo, ya que un estado nutricional saludable contribuye al estado de salud de los órganos.

Por ejemplo: las elevadas cantidades de alcohol tendrán un mayor impacto que las bajas cantidades en el proceso de desintoxicación del hígado. Cuanto más se beba, mayor será el esfuerzo del hígado.

Cuando se habla de alcohol, en realidad nos referimos al etanol, el nombre químico del alcohol. El cuerpo procesa el etanol a través de una serie de pasos de descomposición.

El proceso de descomposición del alcohol se inicia en el hígado por medio de dos enzimas: éstas ayudan a acelerar que se produzcan más reacciones químicas, lo que a su vez da lugar a la formación de subproductos:

  1. En primer lugar, debido a la enzima alcohol deshidrogenasa o ADH, se forma el compuesto acetaldehído. El acetaldehído es una sustancia muy tóxica y potencialmente cancerígena y una de las razones por las que el consumo de alcohol no es saludable. El acetaldehído que se produce se descompone posteriormente.
  2. Esto ocurre bajo la influencia de otra enzima, la ALDH, o aldehído deshidrogenasa, que descompone el acetaldehído, muy tóxico, en una molécula ligeramente menos tóxica llamada acetato.

Así que, en resumen:

Alcohol ADH.  Acetaldehyde ALDH  Acetate2

A continuación, otros tejidos corporales descomponen el acetato circulante en dióxido de carbono y agua.

El subproducto más dañino del metabolismo del alcohol: el acetaldehído: 

Todos sabemos que el consumo excesivo de alcohol es perjudicial para la salud. Sin embargo, sólo unos pocos se dan cuenta de que, en realidad, el metabolito (el subproducto) de la descomposición del etanol es la molécula más tóxica. Los efectos del acetaldehído que circula por el cuerpo son desagradables, y pueden llegar a ser graves y peligrosos cuando los niveles de acetaldehído son demasiado altos.

Los efectos pueden variar en gravedad y difieren en intensidad entre los individuos y se presentan primero como: rubor, náuseas y vómitos, aceleración de los latidos del corazón (taquicardia), hipotensión. También provocan la pésima sensación de “resaca”.

Los niveles elevados de acetaldehído a largo plazo y de forma crónica dañan gravemente el hígado: desde la acumulación de lípidos en el hígado (hígado graso) y la inflamación hasta la fibrosis hepática y, finalmente, el cáncer. 3

El principal órgano afectado por el acetaldehído es el cerebro: la intoxicación por acetaldehído, tanto a corto como a largo plazo, es una de las principales causas de disfunción cerebral, como problemas de memoria y alteraciones de la actividad cerebral, toxicidad del sistema nervioso central e inflamación. Puede provocar consecuencias neurológicas irreversibles. 

La exposición prenatal al alcohol en una madre embarazada es la causa del trastorno del espectro alcohólico fetal, que se presenta mediante discapacidades motoras y cognitivas congénitas, como menor inteligencia, déficits de memoria, lenguaje y habilidades de comunicación.

Además, el abuso de alcohol conduce a la depleción de tiamina (vitamina B1) y a otras deficiencias vitamínicas, que agravan aún más el funcionamiento cognitivo y motor.4

Por otro lado, algunas bebidas alcohólicas, como el vino tinto, contienen moléculas que tienen un efecto beneficioso sobre el sistema cardiovascular. Sin embargo, la desventaja del alcohol podría no compensar el beneficio de las moléculas promotoras de la salud.

Mensaje final:

El alcohol está muy arraigado y aceptado en los actos de socialización por sus efectos desinhibidores. Sin embargo, la comprensión de las consecuencias negativas está empezando a superar esta aceptación general. Como el metabolismo del alcohol depende de factores genéticos y ambientales, es muy individual. Y algunas personas pueden “manejar” los efectos tóxicos de los metabolitos del alcohol mejor que otras. Ante un consumo crónico o excesivo de alcohol, le aconsejamos que considere cuidadosamente los efectos perjudiciales de los metabolitos del etanol. Hay una razón por la que el alcohol no es saludable.

El mensaje más importante que debes tener en cuenta es que siempre seas consciente de la cantidad de alcohol que quieres beber y que conozcas tus límites.

Referencias

  1. Mews, P., Egervari, G., Nativio, R. et al.Alcohol metabolism contributes to brain histone acetylation. Nature 574, 717–721 (2019). https://doi.org/10.1038/s41586-019-1700-7
  1. https://pubs.niaaa.nih.gov/publications/aa72/aa72.htm
Related Posts