Ayuno intermitente: ¿Realmente funciona? ¿Qué dice la ciencia?

Ayuno intermitente: ¿Realmente funciona? ¿Qué dice la ciencia?
Hay muchas dietas que te dicen qué comer y qué no comer. Pero, el ayuno intermitente es diferente. Se trata del tiempo. Se supone que debes elegir un momento ideal para comer. La pregunta es, ¿realmente podría valer la pena? Decidimos echar un vistazo más de cerca a algunos de los estudios más impactantes sobre este patrón de alimentación. Primero, cubramos lo básico.

¿Qué es el ayuno intermitente?

El ayuno intermitente no es una dieta convencional, sino un hábito alimenticio. La idea es hacer malabares entre el ayuno y los períodos de comida. Típicamente, los ayunos pueden durar de 16 a 24 horas dos veces por semana. Sin embargo, mucha gente confunde el ayuno intermitente con la restricción de tiempo para comer. La restricción de tiempo es otro hábito alimenticio. Pero, en lugar de hacer malabares entre las comidas, se puede comer a horas específicas del día. Hay una ventana de 8 horas, por ejemplo de 9 a.m. a 5 p.m. para comer.

¿Cómo funciona el ayuno intermitente?

Este patrón de alimentación funciona apoyando el reloj interno o ritmo circadiano del cuerpo humano. Nos da tiempo suficiente para procesar la comida y volver a poner el sistema en marcha. La mayoría de la gente elige abstenerse de consumir alimentos en la noche. Prefieren el plan de ayuno de las 16:8, que son 16 horas de ayuno y 8 horas para comer. Debido a que nuestro metabolismo se desacelera por la noche, la gente tiende a ingerir alimentos durante el día.

¿Es efectivo para la pérdida de peso?

El ayuno intermitente tiene innumerables beneficios para la salud. Puede limitar la inflamación, controlar el azúcar en la sangre, los niveles de lípidos, disminuir la presión arterial y dejar un impacto positivo en las células inmunes, publicó el National Institutes of Health. Sin embargo, tanto el ayuno intermitente como la alimentación con restricciones de tiempo pueden no ser tan efectivos para la pérdida de peso. Basado en un ensayo clínico aleatorio en 116 adultos obesos, la restricción de tiempo para comer sólo proporcionó una modesta disminución de la pérdida de peso en un 1,17%. Mientras que el otro grupo que recibió comidas consistentes tres veces al día logró reducir su peso en un 0,75%.   Se han observado casos similares en 27 ensayos de ayuno intermitente. Los resultados de la pérdida de peso entre los voluntarios oscilaron entre el 0,8% y el 13% de la línea de base de su peso corporal. Pero, lograron estabilizar su hambre y controlar los antojos.were noted in 27 trials for intermittent fasting. Weight loss results among volunteers ranged from 0.8% to 13% of the baseline of their body weight. But, they did manage to stabilize their hunger and control the cravings. Basado en un estudio similar, la restricción de tiempo en la alimentación puede ayudar con la obesidad. Debido a la restricción de alimentación, las persona puede tener un mejor control de su condición de salud. La pregunta es, por supuesto, si las personas (voluntarias) que comen dentro de ciertos plazos tienden a “compensar” y a comer en exceso, lo que significaría un aumento del aporte calórico y, como tal, influiría negativamente en la pérdida de peso.

Conclusión

El ayuno intermitente puede ser una opción de alimentación saludable. Siempre y cuando te apegues a los patrones de alimentación adecuados, puedes obtener los resultados que esperas. Aunque puede no ser el enfoque ideal para la pérdida de peso, puede reducir la presión arterial, controlar el azúcar en la sangre, la inflamación y más.

Referencias

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4257368/ https://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/article-abstract/2771095 https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1002/oby.22756 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7021351/
Related Posts